Desde hace algún tiempo hay una corriente muy extendida en pro de la adopción de perros. Dentro de los adoptantes están los que consideran que hacen un bien por el animal y desean dar un hogar a un perro abandonado. Por otro lado están los que desean tener un perro de unas determinadas características y no quieren o no pueden gastarse el dinero que vale un perro de esas cualidades.

Como en cualquier otra raza, existen ejemplares que sus dueños han decidido no continuar con él, perros extraviados, requisados o de cualquier otra circunstancia que hace que terminen en un lugar de acogida.

Riesgos de adoptar un perro lobo checoslovaco

A la hora de vender un cachorro, solemos decir, que no es un perro para cualquiera. Ésto hace que el candidato para tener un perro lobo checoslovaco ha de ser alguien muy concreto. Pero a ese alguien concreto le vamos a entregar un cachorro de pocas semanas, donde vamos a conocer el origen del animal, salud, forma en la que está siendo criado, resto de la camada y su carácter, datos del criador , etc.

 

En el caso de un perro jóven o adulto, que ha sido abandonado todos esos parámetros y conocimientos desaparecen y a lo cual hay que añadir otros. El abanico reducido de propietarios adecuados se estrecha aun más, mucho más.

Voy a intentar analizar y dar a conocer la adopción de un plc pues es importante saber que implica un gran riesgo.

En primer lugar, mucha gente está acostumbrada a ver páginas webs como ésta, similares de otros criaderos, de exposiciones, de perros famosos etc. y prácticamente todo el mundo tiene en mente ese animal tan bello que ha visto en algún lugar, alguna fotografía, criadero etc, pero hay que saber que no todos son así. La obtención de un animal tan bello es fruto de un gran trabajo y esfuerzo. Años de elegir adecuadamente los progenitores, sementales, líneas, cruces, genética etc. Y dónde no concurren éstos parámetros normalmente fenotípicamente suelen ser perros diferentes.

 

En el caso de tratarse de la adopción de un perro adulto, éste enigma lo tenemos resuelto pues vemos lo que hay, no así en cachorros desconocidos.

También hay que tener en cuenta que en muchos casos no se trata de animales “puros” y que provienen de algún cruce con otra raza, lo cual añade otra duda sobre su carácter y comportamiento, o incluso a veces ni siquiera llevan sangre de perro lobo checoslovaco pero nos lo ofrecen como tal, debido a su parecido en el pelaje.

Supongamos que tengo claro dar el paso hacia la adopción, el primer interrogante sería ¿dónde acudir?. Puesto que estamos hablando de un perro con unas características especiales, obviamente, tendremos que acudir a un lugar con el suficiente conocimiento y experiencia en la raza, el cual nos pueda asesorar, aconsejar y comprobar la compatibilidad pero ¿cual es la experiencia suficiente?. La experiencia viene determinada por los años que se haya convivido con un plc y además los conocimientos adquiridos de la raza, de criaderos, de cría selectiva y no selectiva, de socialización, y de resolver los problemas que se originan cuando los plcs son adultos con el paso del tiempo, problemas de conducta, problemas de jerarquía y dominancia, etc.

Resuelto ese primer paso de dónde y a quién acudir tendremos que observar y analizar la finalidad. Normalmente en las protectoras suelen incurrir en ocasiones en buscar únicamente la finalidad del bien para el perro, si son dueños adecuados para él, si el lugar va a ser idóneo, si son responsables y no lo volverán a abandonar etc. Pero se deja de lado la otra finalidad que es si ese perro escogido también representa lo mejor para sus dueños o para esa nueva familia.

Hay que plantearse la duda de ¿por qué ese perro ha sido abandonado? pues necesitamos saber todo lo posible del ejemplar. Ésta información en la mayoría de las ocasiones es desconocida. A lo sumo, nos dirán algo sobre él del tiempo que haya estado en la protectora y de su comportamiento, aunque no del todo fiable, pues si el animal va a pasar a una vida diferente, su comportamiento también va a ser diferente, es decir, un perro con una vida al aire libre y que no haya dado problemas, posiblemente al cambiar a vivir dentro de una vivienda los pueda dar, o si no ha vivido con perros más jóvenes que él y ahora quiero que si, si no ha convivido con perros de su mismo sexo y ahora si, etc. Todo esto puede y seguramente vaya a cambiar en un entorno diferente. Además, puesto que la incógnita está presente, ¿qué nos hace pensar que si otro propietario no ha podido hacer que conviva con otra familia, por qué nosotros si lo vamos a conseguir?

Si después de todo ésto, ya tenemos elegido un perro del que nos hayamos asegurado que no entraña ningún riesgo para el nuevo hogar y a su vez ningún riesgo para el animal, llega el proceso de la adopción. Habitualmente todo ésto tiene un precio, así que si pensábamos que era gratis nada más lejos. Precio que se cobra a la persona que ha dejado el perro y que se vuelve a cobrar al adoptante. A partir de ahí también hay que tener en cuenta que no hay ninguna garantía por salud ni por comportamiento y que toda responsabilidad pasa a ser nuestra.

Dicho todo ésto, y a modo de resumen, el perfil del adoptante para un perro lobo checoslovaco debería ser alguien que ya hubiera tenido otro plc anteriormente durante al menos dos o tres años y conozca la raza, no por páginas web, sino por su propia experiencia y sea consciente de todo lo que he explicado anteriormente.

Como se que es dificil todo lo anterior me permito poner el enlace de la primera entidad de rescate de ésta maravillosa raza que se creó hace muchos años, mucho antes incluso de que en España existiera el perro lobo checoslovaco. CLC Rescue, es la entidad con mayor experiencia, legalmente constituida, y que se preocupan desde hace muchos años por unir las dos finalidades tanto el adecuado hogar para el perro como el adecuado perro para un hogar.